El viaje a través de la democracia en Mieres a lo largo de los años, ha derivado en la desilusión de la gente que ya no se siente partícipe en su propio concejo, viendo como las deudas han revertido en empeorar la calidad de vida de las vecinas y vecinos del concejo.
Desde Somos Mieres queremos que se recupere la ilusión, gobernando como carteros de la ciudadanía, poniendo las instituciones municipales al servicio de quien sí debe estar: el pueblo. Queremos convertir las paredes del Ayuntamiento en paredes de cristal, donde todo pueda ser visto y valorado por la gente. Por ello, nos planteamos, desde el primer momento, dar carpetazo a la vieja política realizada en los despachos para salir a la calle, hablar con la gente, escuchar los problemas y propuestas de las personas del concejo, rindiendo cuentas y dando explicaciones sin atrincherarnos en los despachos. Debemos terminar con las redes clientelares que se reparten las obras y servicios públicos.
Hay que luchar por Mieres, y por eso, con Somos Mieres como herramienta, queremos aprovechar todas las posibilidades que se presentan en el concejo: unos montes poco conocidos, una historia y cultura industrial desaprovechada, unos comerciantes con ganas de trabajar a los que no se dan las condiciones adecuadas, los vecinos que quieren recuperar zonas históricas como Requexo o la Villa, y una gente joven que tiene que salir fuera porque no hay perspectivas de trabajo y el campus universitario, que debería ser un revulsivo, se encuentra desaprovechado y vacío… Son muchos los retos a los que se enfrenta Mieres en el futuro, pero Somos Mieres será la fuerza de la ciudadanía, la candidatura de la gente que vuelve a una Mieres que nace.

Actualidad